Te encontré

Serendipia. solemnemente mirífico. En la intempesta de la noche, a punta de susurros y roces en la piel, el cielo astrífero un-divagaba mis caderas como el mar busca a su musa en pos de él. No había excusas, lo tenía que conocer. Me entregaría a las intenciones de La Luna y un nuevo atardecer. Estólida … More Te encontré