Desvanecía

Desvanecía.

Como Copitos de nieve mi vida en un lapso sé deshacía, infligía mi cuerpo con impaciencia, transpiraba el olor nauseabundo de su presencia, e irrevocable era el dolor que subsistía entre mis piernas.
Huía en la miseria de mi existencia, desgarraba mi cuerpo penetrando bruscamente en cada poro de mi inocencia.
Y hay permanecía, pálida y fría, en algún momento el se cansaría.
Yo solo sabía que estaba muerta y en la muerte también vivía.

El sonido trastrabillado de mi nombre turbaba mis sentidos, titubeaba suavemente hasta gritar, dilataba en seco el sucumbir de mis latidos, no podía respirar.

¡Mariham!…

Incrustando suavemente su mirada en mí entre pierna, podía oírme sollozar, insistía penetrando bruscamente mis entrañas hasta soltar su vacuidad.
Si…
Lo vacío que era.
No podía con su asco, le repugnaba el mismo su presencia.
Yo moría en vida mientras él apagaba con escarnio sus miedos en mi cuerpo, en mi inocencia.

Licencia Creative CommonsEsta obra pertenece a Jessica Andrea Mario Barrera estando bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.